Crean piel electrónica completamente reciclable

Cada día la tecnología nos sorprende con algo completamente distinto, puesto que siempre encuentran nuevos inventos para hacer un poco la vida de las personas más sencillas.

Entre tantos avances que puede otorgársele a la tecnología digital encontramos a la e-piel, que no es más que una piel electrónica capaz de repararse por sí sola, habiendo colocado en ella diversos sensores que permiten que pueda realizar las tareas de la piel humana.

La finalidad de su creación puede basarse en diferentes alternativas, la misma puede mejorar todos aquellos sistemas wearables, que son todos aquellos referidos a la ropa tecnológica, o toda la tecnología que puede usarse o ponerse.

También puede contribuir con la sensibilización de algún miembro que hubiera sido amputado, esto es, que puede colocarse en la prótesis de algún paciente, y la piel creara la sensibilidad propia de una piel humano, creando el efecto de que el miembro estuviera allí.

Además, muchos de los sensores que colocaron en ella, están especialmente diseñados para realizar las mismas funciones de la piel humana, tales como medir la presión arterial, las corrientes de aire, la temperatura ambiental, entre otros.

La misma está hecha en base a tres compuestos, que se unen mediante una matriz única y se unen con nanoparticulas de plata, esto permite que si la piel se rompe o se parte, la misma unión de estos tres compuestos permite que la piel electrónica se cure por completo.

Muchos de los laboratorios a través del mundo están creando este tipo de piel innovadora, aunque ya varios tipos de ellas que podemos encontrar en el mercado, tal y como la piel que permite jugar alguno de los juegos electrónicos, pues imita los movimientos humanos.

Piel reciclable

Aunque en comparación con las tecnologías desarrolladas a través del mundo, sobre pieles electrónicas, encontramos que e- piel tiene una ventaja sorprendente sobre las demás, el cual es el reciclaje, puesto que la cantidad de desechos tóxicos que se genera son un problema.

Todo ello, en virtud de que en su mayoría los desperdicios tecnológicos no son reciclables, así pues esta es una forma más sencilla de cuidar el planeta, además de mantener unos repuestos para toda la vida, puesto que pueden reutilizarse una y otra vez.

El proceso de reciclaje se baja en que si la ruptura de la piel electrónica se encuentra a tal punto de que no puede repararse, la misma pueden disolverla en líquidos especiales, tomando todas sus piezas para realizar una pieza completamente nueva.