DIFERENCIAS ENTRE LAS COCINAS DE GAS, ELÉCTRICAS, VITROCERÁMICA E INDUCCIÓN

Muchas veces nos encontramos en un gran dilema al momento de mudarnos o simplemente de intentar elegir qué tipo de cocinas nos convienen más, por lo que indagamos un poco en internet para saber las ventajas y desventajas entre los distintos tipos de cocinas que existen en el mercado, pero sucede que muchas veces no nos sentimos atraídas por ninguna de las dos, en ese caso deberíamos contactar con algún especialista y que nos explique según sus experiencias qué tipo de cocinas nos conviene más, en este caso les recomendamos el mejor instalador de gas Alcobendas.

  • Cocinas a gas

Este tipo de cocinas son las mejor conocidas como “las cocinas tradicionales” puesto a que son sumamente antiguas. Estas cocinas funcionan a través de unos quemadores que hacen contacto con la llama.

Son utilizadas mayormente en cocinas profesionales debido a su rapidez, por utilizar un sistema energético mucho más económico y porque este tipo de cocinas les permite a los cocineros tener mayor control de las temperaturas, además de que estas cocinas permiten utilizar cualquier tipo de utensilio para cocinar en ellas.

Cabe destacar que el proceso de limpieza de estas cocinas es mucho más engorroso y complicado y requiere de más revisiones periódicas que las cocinas modernas, debemos recordar siempre que el uso del gas es mucho más peligroso.

  • Cocinas eléctricas

En estas cocinas, en vez de emplear quemadores con llama, así como en las cocinas de gas, se utilizan placas metálicas de hierro fundido que en su interior cuentan con una resistencia de diferente tamaño y potencia. Estas cocinas tienen un gran punto a favor, puesto que podemos utilizar cualquier tipo de utensilio en ellas.

A diferencia de las cocinas a gas estas cocinas consumen demasiada energía eléctrica, por lo que adquirirlas puede terminar siendo un gran gasto, además, son las cocinas más lentas que existen en el mercado, a la hora de calentarse y luego retienen por un largo tiempo el calor.

  • Cocinas de vitrocerámica

Estas cocinas son las que han dejado atrás a las famosas cocinas de gas, puesto a que el mantenimiento de ellas es mucho menor que el de las cocinas a gas y el de las cocinas eléctricas.

Estas tienen en común con las cocinas eléctricas que en ellas puede utilizarse cualquier tipo de utensilio, además, otra gran característica de estas cocinas es que soporta altas temperaturas, demostrando que son cocinas muy resistentes.

Sin embargo, son más lentas que las concinas de inducción y también consumen mucha más energía que estas, y luego de apagarlas al igual que las cocinas eléctricas estas retienen por mucho más tiempo el calor.

  • Cocinas de inducción

Estas cocinas tienen la ventaja en cuanto a rapidez, puesto a que son conocidas como las más rápidas, además de ser la más segura y la más limpia que existe en el mercado.

Las placas que tiene este tipo de cocinas calientan directamente el sartén por lo que no estamos derrochando energía. Pero una de las grandes desventajas de esta cocina es que no podemos utilizar cualquier tipo de utensilios.