Ruta en bicicleta especial familias por Brujas y el mar de norte

Una ruta habilitada para todos los públicos que representa una muy buena opción para hacerla en familia. Distancias cortas para poder adaptarse al nivel de los más pequeños y disfrutar de las numerosas atracciones que nos ofrece este destino.

En esta ruta en bicicleta en familia los niños que viajen en bicicleta, no sólo practicaran las normas de circulación básicas sino que comprenderán también que la bicicleta es un medio de transporte muy común que  convive sin ninguna dificultad con otros medios de transporte, peatones incluidos. ¡Es una auténtica gozada!

Ese año no lo teníamos muy claro, no sabíamos si nuestra hija Yaiza, de cuatro años aguantaría el esfuerzo y mayormente porque no queríamos presionarla, pero el hecho es que  fue ella misma quien nos animó a nosotros. Al ver fotografías de otros años, le venía a la memoria algún que otro “flash”, sensaciones, recuerdos e insistía en ir en bicicleta, concretamente en su “carroza”.   Nos lanzamos después de mucho sopesarlo, ¿por qué no?, seguiremos descubriendo nuevas rutas y alimentando ese increíble disco duro que todos los niños tienen, así que repetimos el “esfuerzo” de enganchar una  silla en la bici de mamá y un “bike trailer” en la de papá para, así, disfrutar de una nueva  experiencia en bici.

Bélgica tiene excelentes infraestructuras y decidimos que la ruta en bicicleta de “Brujas y Mar del Norte”, especial familias era una muy buena opción. Es una ruta asumible de 5 días y son pocos kilómetros,  alrededor de 30-40 km al día. Se cambia dos veces de hotel, así que hay dos etapas de punto a punto y tres rutas circulares. Además, tiene muchos atractivos para los niños ya que, aunque cada niño tiene su ritmo, lo más normal teniendo tres o cuatro años es parar de vez en cuando para poder ver de cerca los animalitos, visitar un parque temático, lanzarse por un tobogán… y esta ruta le permite hacer eso, ir a “su” ritmo.

En Bélgica no ocurre como en otras rutas en bicicleta por Europa como, por ejemplo, la del río Mosela en Alemania, o la del Danubio en Alemania y Austria, donde la posibilidad de perderse es difícil, puesto que el carril bici discurre perpendicular al río y en una única dirección. Bélgica es un país muy acostumbrado a la bici y todo el mundo la utiliza. No es solo un medio de transporte sino que forma parte de la vida diaria. En esta ruta los carriles bicicleta son muy variados, pero en su mayor parte son carreteras muy poco transitadas donde ocasionalmente encontramos algún vehículo a motor y alguna que otra zona boscosa. A la llegada, te facilitan  un mapa de la red nacional de carriles bicicleta, muy similar a un mapa de carreteras de cualquier país del mundo, con unas sencillas explicaciones en español. Es muy sencillo, pero hace que la experiencia en bicicleta sea más auto-guiada aún, puesto que puedes tener varias opciones para llegar a un mismo destino si así lo desearas, ya que siempre aconsejaran una ruta concreta.

Lo único que es necesario tener en cuenta son sus carteles de color blanco y verde con un número y una flecha a seguir. Cada número se corresponde con un “knooppunt”, que significa “nudos” o “empalmes” y señalan la dirección a seguir.  No tiene pérdida.

Los carriles habilitados para las bicicletas están francamente bien señalizados, tanto en el interior como en el exterior de las ciudades. Lo que más nos sorprendió fue ver, sobre todo en las grandes ciudades, como en sus paseos, en sus grandes plazas y en sus espacios públicos, en general, circular en bicicleta junto a cualquier otro tipo de vehículo, tranvías, automóviles o coches de caballos no supone ningún tipo de problema para la convivencia con los numerosos peatones.

Ha sido una experiencia totalmente diferente, y eso es lo bonito, cada ruta tiene sus particularidades y su esencia. Como dijo el célebre escritor americano Henry Miller: ”Nuestro destino de viaje nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas” y sobre una bicicleta estas vivencias tienen su “toque” particular.

A lo largo de la ruta, al ser cortita ampliamos noches en Gante, Brujas y Bruselas. Esta fue la agenda del recorrido.

  • Día 1-3. Días extras en Gante
  • Día 4. Brujas. Mini ruta en bici por Brujas. (15 Km aprox)
  • Día 5. Ruta circular en bicicleta. Brujas – Blankenberge (Mar del Norte) – Brujas. (40 km)
  • Día 6. Etapa en bicicleta  de Brujas – De Haan – Oostende (43 km)
  • Día 7. Ruta circular en bicicleta. Oostende – Oudenburg – Oostende. (35km)
  • Día 8. Ruta circular en bicicleta. Oostende – Nieuwport – Oostende (46km)
  • Día 9. Etapa en bicicleta  de Oostende – Brujas (43 km)
  • Dia 10. Día extra en Brujas
  • Dias 11-12-13. Días extras en Bruselas

Animaros porque merece la pena.